domingo, 4 de febrero de 2018

A PROPÓSITO DEL SERVICIO MILITAR

Hace unos días ha salido en las noticias que varios países de nuestro entorno están, supuestamente (y digo esto porque creo que es conveniente analizarlo antes) reimplantando el servicio militar obligatorio.
Los defensores de esta medida arguyen hechos muy interesantes para su estudio. Señalan por ejemplo, el aumento de las amenazas de determinados países, principalmente de Rusia, que obligan a aumentar el gasto militar, y ellos mismos señalan que hay que reimplantar el servicio militar debido a que hay que tener una masa de soldados (aunque no sean profesionales) preparada por si acaso.
Otros señalan razones más espurias. Que si los jóvenes necesitan disciplina, patriotismo o aprendizaje sobre la vida.

Bueno, estimado lector, entiendo que tendrá su opinión al respecto. Yo por mi parte, me declaro contrario al servicio militar obligatorio, por diversas razones,

Primero. Los defensores señalan que hay riesgos estratégicos que requieren la reimplantación del servicio militar. Pues bien, su análisis es cuanto menos, falto de realidad. Me explico.
Estamos en el siglo XXI, siglo de las nuevas tecnologías. Las guerras no se van a librar con tanques, soldados y aviones. Por supuesto, un ejército básico de defensa es necesario, pero éste puede ser profesional. Las guerras futuras se librarán en otros campos, y el primero es el de la informática y las tecnologías de la información.
Por lo tanto, si hay que hablar de lo que necesitamos, en todo caso, expertos en TIC e informática (hackers principalmente): como ya se ha demostrado su efectividad en casos por todos conocidos.

Segundo y siguiendo con la argumentación anterior. Los defensores del servicio militar obligatorio ignoran un hecho que debe ser analizado y estudiado en otros posts. Estas supuestas tensiones son provocadas por los gobernantes y los Estados, que generan miedos y odios entre nosotros; además de intereses de determinadas oligarquías en estas tensiones.
Como sociedad debemos exigir a nuestros gobernantes responsabilidades y ser suficientemente maduros para no dejarnos arrastrar en tensiones absurdas que no conducen más que a nuestra propia destrucción.

Tercero. Algunos argumentan que es necesario tener un conocimiento básico del uso de las armas y del funcionamiento de las fuerzas armadas. Yo he conocido a gente (por familia y amigos) que han hecho el servicio militar y han utilizado armas anticuadas (como fusiles de cerrojo o antiguos fusiles de asalto dignos de museos). Por no hablar de hacer jueguecitos de guerra para que el sargento o el furriel de turno se luzcan o se emocionen.
En cuanto a otros aspectos como preparación física, en fin, creo que hay otros lugares muy interesantes para hacer ejercicio. Pistas verdes, gimnasios, etc…
Y en cuanto al funcionamiento del ejército o su historia, se puede enseñar en los colegios o en los medios a través de reportajes.

Cuarto. Se insiste en argumentar que el servicio militar era de gran valor porque a los jóvenes, se les inculcaba disciplina, amor a la patria y aprendían a vivir por si mismos fuera del ámbito familiar. Pero, estimado lector, convendrá en que todo esto puede enseñarse en otros ámbitos: en casa, colegio, internados, campamentos de verano, intercambios,...: y con mucha más utilidad créeme.
Hay determinados valores que deberían enseñarse en casa y es responsabilidad de los padres o tutores legales de los menores de edad (y no el Estado a través del servicio militar) el que debe enseñarlos. Si uno no quiere enseñar o educar a sus hijos, pues sinceramente, que no los tenga. La sociedad y mucho menos el Estado, no deben ser responsables de su educación como personas.

Quinto. Se argumenta o se señala que es un hecho interesante el tener el servicio militar, porque se crean vínculos con otros jóvenes de otros lugares, vínculos que no se olvidaban nunca por aquello de que hicieron la mili.
Pues hombre, esto se hace en los campamentos de verano o en los programas de intercambio.

Sexto. Los defensores del servicio militar se olvidan de algo que en otras circunstancias hacia que el servicio militar fuera una salida muy buena. España, hasta los años 90 el ámbito rural era muy, pero que muy pobre, no solo por un elevado índice de analfabetización, sino de pobreza y escasez material. De hecho muchos de los pueblos (incluso de alrededores de Madrid) en los años 70 cuando llegaban al cuartel, las camas y la comida eran un lujo: se presumía que era la primera comida caliente.
En otras palabras, el servicio militar era un alivio para muchas familias, pues permitía a los jóvenes salir del ámbito rural (y cuando digo rural es rural, sin agua, luz ni medios para subsistir).

Lo siento, pero no soy defensor (nunca lo he sido) del servicio militar obligatorio, que, por otro lado, no es más que una excusa para mantener ocupados a los cabos y sargentos a la hora de dar caña a los reclutas, y hacer que hacen algo, por así decirlo.
Ahora bien, lo interesante era la llamada prestación social sustitutoria. Que era una fuente de voluntarios para ONGs bestial. Ahora son voluntarios pero como si fuera un propio trabajo.
En esta vida hay que ser coherente. Yo no he hecho la mili, y no me parecería coherente defender su reimplantación. No me gusta obligar a chavales de 17/18 años a hacer algo que yo no estoy dispuesto a realizar.

En todo caso, estoy dispuesto a aceptar un servicio militar forzado para determinados casos. Como son los Ni-Nis, Eso sí: que al menos escojan entre servicio militar o ayuda social.

Por último, la alternativa es utilizar al ejército como una verdadera profesión. Donde la soldada tenga su futuro y los oficiales tengan su prestigio. Un ejército profesional, bien formado y con capacidad para enfrentarse a cualquier amenaza. Ése es el futuro.


JIV

domingo, 24 de diciembre de 2017

FELIZ NAVIDAD


Con todo el sincero afecto,

JIV

viernes, 22 de diciembre de 2017

CONCLUSIONES POST-ELECTORALES


No me extenderé mucho porque Internet está totalmente lleno de conclusiones, análisis profusos y opiniones (serias y no serias).
Me centraré en hablar brevemente de los aspectos positivos y negativos de los resultados.

Lo bueno:

Ø      Podemos se desploma. Con la unión de 3 partidos pierde 3 escaños. Con más consigue menos: fracaso rotundo. Si, pierde solo tres escaños, pero es que es la confluencia de ICV. IU y Podemos.
Ø      Los anarquistas de la CUP (si, son anarquistas) pierden grupo parlamentario. Buena noticia, pues pierden subvenciones por dejar de tener grupo.
Ø      ERC-CatSi no consigue el sorpasso. Mucho lacito amarillo por el que está en la cárcel pero han votado por el cobardón fugado.
Ø      El PP se ha dado una leche de impresión. Pierden 8 escaños y grupo parlamentario. Su lamentable actitud contra los golpistas y en la gestión de todo el "Prusés" les pasa factura. A ver si toman nota y el señor Rajoy despierta de la nube en la que está (abandonando su actitud de esconder la cabeza a ver si escampa la cosa). Cualquier cosa me remito al post anterior (y a varios anteriores).
Ø      La suma de votos de los no independentistas supera a los independentistas. Claro, si sumamos los votos de Podemos (que tengo serias dudas de que sean no independentistas). Esto es positivo, sobretodo si analizamos el voto. Ciudadanos ha ganado en diez de las principales ciudades de la comunidad; lo que implica que la zona urbana e industrial (y por tanto productiva) se impone a la Cataluña rural, cerrada y subvencionada. Esto, bien aprovechado puede ser un buen comienzo para eliminar al fascismo separatista.

Lo malo:

Ø      La suma de Juntspercat y de ERC-CatSi es de 4 diputados más (los que pierde la CUP aproximadamente). Esto significa que el separatismo a pesar de que pierde fuelle y apoyo, el sistema electoral (que ya UPyD defendió reformar y que nadie les hizo caso, con esta consecuencia) permite que en zonas como Barcelona, obtener un escaño cueste 40.000 votos (aprox) y en zonas como Girona, 20.000. Ahora se entiende que con menos votos un partido pueda tener más escaños, si esos votos vienen de Gerona, Tarragona o Lérida.
Ø      Los independentistas formarán gobierno. Salvo milagros de última hora o cabezonería de las CUP (en tal caso iríamos a repetición de elecciones). O sea que después de todo el tinglado este que han montado unos y otros, volvemos a la casilla de salida. Ni el 155 ni el 1-O consiguen algún cambio (a modo general y siempre viendo el marco parlamentario).
Desde luego, Rajoy se ha lucido. Ya lo dije en el otro post que poner las elecciones tan pronto era un error. Que aplicar el 155 sin intervenir la televisión catalana era un error. Esta televisión y otros medios subvencionados por organizaciones públicas y privas separatistas le han hecho la campaña al cobardón huido. Si se hubiera intervenido hubiera habido problemas sí, pero quizás el resultado hubiera sido distinto (o no, pero al menos se hace algo).
La inactividad de Rajoy nos va a costar caro. Por supuesto, ni adelanto electoral ni dimisiones, largamos al Moragas de embajador de la ONU (vaya premio por cierto) y listo. Y así hasta que se peguen un batacazo histórico en las generales.

En resumidas cuentas, una oportunidad (de tantas) perdida para eliminar y erradicar esa lacra que es el separatismo filofascista.

Y así nos va.


JIV

viernes, 27 de octubre de 2017

RAJOY. LO PEOR QUE NOS HA PODIDO TOCAR

Está confirmado que Rajoy es el peor presidente del gobierno de cualquier país civilizado. Y lo peor que nos ha podido tocar.

Ante la peor crisis institucional de nuestro país en décadas, ante un golpe de estado que ha dividido a la sociedad catalana, ¿Qué se le ocurre?
Nada.

Si si. Nada.

Convocar elecciones en 50 días es como no hacer nada. Pues el período que va desde que se disuelven un parlamento y se vota pasan 2 meses. Por lo tanto, la aplicación del 155 es prácticamente nula. No se puede intervenir un Parlamento inexistente y disuelto, no se puede intervenir un gobierno en funciones (puesto que no tiene capacidad para tomar decisiones de calado, pues está en funciones). Si si, los mossos son intervenidos, pero solo hasta el 21 de diciembre.
La televisión? ¿Qué pasa con la televisión? Pues que al final ni se toca. No vaya a ser que nos tilden de fascistas claro.

Y ahora, por no extenderme demasiado, ¿Qué va a pasar con las responsabilidades penales del gobierno de la generalidad y de la presidenta y mesa del parlamento? Pues mucho me temo que nada. ¿Ustedes creen que se va a hacer algo en pleno periodo electoral? Por supuesto que no. Porque eso perjudicaría a Ciudadanos (el partido con opciones teóricas de ganar las elecciones); salvo que el gobierno del PP desee perjudicar a ciudadanos. Olvídense de ver a los golpistas respondiendo ante querellas penales. Y ojalá me equivoque, pero me temo que va a ser así.
Son realmente una panda de pusilánimes, si se me permite la expresión, por no decir otra cosa peor (que se me está pasando por la cabeza pero no voy a decir).

¿No le da vergüenza señor Rajoy y a sus palmeros, que sea el presidente del parlamento europeo el más tajante y crítico con el independentismo? ¿No le da vergüenza que sea el editorial de un periódico francés (Le Monde) el que ponga las cosas claras criticando la propaganda fascista de los secesionistas?
¿Cómo se atreve a decir que no era su intención aplicar la Constitución y la Ley en Cataluña? ¿Cómo tiene usted la vergüenza de pregonar que no les quedaba otra opción? ¡Si lo tenían que haber hecho mucho antes! Lo que pasa es que usted es un ser acomplejado que ha arrastrado a nuestro país, a nuestro gran país a una de las peores crisis institucional sin precedentes.
Usted, señor Rajoy, que tanto criticó a Zapatero y le acusó de romper España, es al final el que ha provocado todo esto.
Usted, pudo haber liquidado al separatismo cortándole la financiación a través del FLA, que es lo que les ha mantenido con vida todos estos 5 años (desde 2012).
Desde luego, usted tiene que dimitir.
Pero si no lo hace le digo una cosa, como el 21 de marzo gane ERC, ya puede usted prepararse, porque se avecinará una tormenta de proporciones incalculables. ¿Qué hará entonces señor Rajoy? ¿Esconderse en las faldas de Soraya?

Es una verdadera pena.

Otra oportunidad perdida para erradicar la lacra del fascismo independentista. Y ya van unas cuantas. No puedo ser optimista y lanzo esta predicción: Las elecciones las va a ganar ERC.

Y así nos va,

JIV

P.D.

Por su claridad y contundencia reproduzco la opinión de Antonio Tajani (Presidente del Parlamento Europeo):
‘’La declaración de independencia votada hoy en el Parlamento catalán es contraria al estado de derecho, a la Constitución española y al Estatuto de autonomía de Cataluña, que son parte del ordenamiento legal de la Unión Europea. Nadie en la Unión Europea va a reconocer esa declaración. Más que nunca es necesario reestablecer la legalidad como base para el diálogo y a fin de garantizar las libertades y derechos de todos los ciudadanos de Cataluña.’’


Acabo de leer que incluso por haber convocado las elecciones tan pronto, los miembros de la generalidad podrían presentarse a las elecciones. ¡Gracias Rajoy! Pero que grande eres!


domingo, 8 de octubre de 2017

LA IZQUIERDA Y LOS NÓRDICOS

La izquierda no para de repetir como un mantra eso de que les gusta la socialdemocracia nórdica.
Veamos. En su discurso de "nuestro modelo son los países nórdicos", podemos ver ciertas cosas muy interesantes:

Ø      En los países nórdicos los funcionarios no tienen puesto vitalicio. Vaya, pues eso va a ser que no.

Ø      De los primeros en libertad económica y facilidad para crear negocios. Vamos, que no fríen a la gente a burocracia. En eso tampoco.

Ø      Su modelo es privatizar telecomunicaciones y eléctricas (Suecia rescató a Nordbanken y privatizó hasta Correos). Huy pues no, tampoco es eso.

Ø      El Salario Mínimo Interprofesional no se impone por ley. De hecho en Dinamarca no hay salario mínimo. Jo, pues tampoco.

Ø      El mercado laboral es flexible, en donde el despido es libre y prácticamente gratuito en Dinamarca en casi todos los casos. Pues vaya, se nos está fastidiando la cosa.

Ø      En Suecia su política ha sido la de bajar impuestos y cortar gastos (bajando el impuesto de sociedades del 28% en 2006 a 22% en 2013). Venga, que ya queda menos.

Ø      Ningún país confía en las energías renovables ecológicas.  La energía hidráulica en Noruega es el 95% y la nuclear en Dinamarca, el 74%, mientras que en Finlandia la nuclear representa el 25%, y las fósiles, de gas y carbón un 28%. Pues vamos bien. Va a ser que esto tampoco.

Ø      En países como Noruega los estudiantes reciben créditos, no becas, por lo que lo tienen que devolver en un futuro. Esto como que tampoco verdad?

Ø      En los países nórdicos, se fomenta la educación privada mediante el cheque escolar, nada de subvenciones ni nada que se le parezca. Oops!

Ø      En estos países, se obliga a los parados a aceptar cualquier trabajo disponible para poder seguir recibiendo subsidio. No como aquí, que se pueden rechazar sin justificación. Jo, tampoco.

Ø      En estos países existe el copago sanitario. No puede ser!

Ø      Y en cuanto a las Infraestructuras son privadas. Por ejemplo, en Suecia, dos tercios de todas las carreteras del país son privadas. Pues vaya.

Como puede verse, su modelo no son los países nórdicos, es otro modelo, cuyos éxitos los habitantes cubanos, venezolanos y norcoreanos están encantadísimos (bueno estos últimos si no lo están los matan o los envían a campos de concentración).

Qué pena de gente,

Y así nos va,


JIV

sábado, 30 de septiembre de 2017

SOBRE INDEPENDENCIA DE CATALUÑA

La independencia no es lo mejor.

Países como Alemania, Italia, Bélgica, Francia vetarían el ingreso de Cataluña (además de España claro). Consecuencia: Se dejan de aplicar todos los tratados sobre libre circulación de personas y mercancías, además de abandonar el euro (inflación, devaluación interna y pérdida de poder adquisitivo).

Según datos del INE y el Eurostat, el déficit exterior en Cataluña es de 13.000 millones de euros, es decir el 6,5 % del PIB. Multinacionales de alimentación y farmacia abandonarían la región al perder la oportunidad de abastecer al resto de España, pues el negocio con España representa entre el 50 y el 80%.
A esto se suma la industria de la automoción (clave), que tendría que trasladarse debido a los aranceles a sus exportaciones a la UE (debido a la política comercial común, los productos comunitarios no tienen aranceles, lo que abarata su precio y facilita su exportación entre los miembros de la UE, como unión aduanera).
Cataluña perdería unos 8.000 millones de euros en estas tres industrias. Siendo generosos, estamos hablando de un 5,5 del PIB y de una destrucción de 200.000 puestos de trabajo a tiempo completo (nada de contratos basura o temporales).

La balanza comercial es excedentaria para Cataluña. Esto quiere decir que de los 20 principales mercados, 11 son regiones españolas. Más de un 50% de los clientes de Cataluña se concentra en España. Por poner un ejemplo, se manejan datos de que Cataluña vende más a Aragón de lo que exporta a Francia o Alemania.
Esta balanza es de 61.000 millones de euros de ventas a España, siendo las Importaciones de 43.000 millones. Es superávit comercial que se perdería o se pone en serio peligro en caso de independencia. No hay una región en el mundo con esta posición de dominio con respecto al resto de componentes del país al que pertenece.

Pero, ¿Porqué se perdería este superávit? Porque no hay nada que produzca Cataluña que no se pueda producir en el resto de España.
Además, la ruptura provocaría un efecto rechazo (ya está pasando) en los bienes y servicios que produce la región, y en su defecto, se verán reducida su venta por aparición de productos nacionales sustitutivos. De hecho, se habla de una reducción de un 70% si la ruptura es amistosa y de un 90% si no lo es. Eso supone una pérdida de un 30% xe su PIB.

Vale. No es grave. Se puede financiar con deuda pública, vedad? Pues no. Téngase en cuenta que los acreedores tienen como garantía jurídica el territorio y la deuda grava el territorio, comprometiendo al viejo y al nuevo gobierno y es imposible repudiar la responsabilidad de las deudas del Estado; conservando sus derechos a pesar de las transformaciones territoriales del estado deudor. Esto se basa en que los territorios del Estado deudor han sacado provecho de los créditos que contrataron. Es el caso catalán.

En otras palabras, la deuda previa hay que pagarla antes de volver a emitir nueva; en caso contrario nadie comprará esa deuda y el nuevo estado catalán tendrá que financiarse sin el paraguas del Banco Central Europeo, lo que conllevará una suspensión pagos.

Según datos del INE las empresas catalanas deben 321.000 millones y las familias 102.000 millones. La consecuencia de salir del euro es que la nueva moneda de devaluaría de inmediato en un 30% mínimo, lo que conlleva un aumento de la deuda real. Siendo desastroso para empresas y familias ya que la drástica depreciación de sus patrimonios y el mantenimiento de la deuda contraída en euros sería imposible de pagar.

Bueno, siempre nos quedarán las pensiones. Ay! Tampoco.
Cataluña tiene un gasto en pensiones de 23.000 millones de euros anuales. Los ingresos ascienden a 18.195 millones, lo que representa un déficit de casi 5.000 millones. Déficit que se cubre gracias a la barra libre del Banco Central Europeo.
En caso de independencia esta barra libre desaparece y habría que devaluar las pensiones en un 20% (excluyendo el efecto inflación).


Conclusiones.

La independencia supondría un coste de un 30% del PIB por caída del comercio exterior.
La moneda catalana se devaluaría un 30%, lo que llevaría la deuda pública al 200% del PIB., suspensión de pagos por falta de financiación y colapso financiero de familias y empresas endeudadas en euros.
Destrucción de 200.000 puestos de trabajo a tiempo completo.
Dificultades de financiación por imposibilidad de seguir financiando la inversión en Cataluña con el ahorro captado del resto de España vía Caixabank o Sabadell, fuga de depósitos en euros, cierre de la compra de deuda por el BCE y la no captación de fondos de los mercados externos por la citación de endeudamiento, colapsarán la economía de la región.
Los pensionistas perderán más de un 20% de su pensión (efecto devaluación de moneda, déficit de la caja de pensiones), al igual que los sueldos de los empleados públicos (televisión catalana incluida), que no podrán mantenerse.

¿La gente sabe todo esto?

Pues claro que no,

Y así nos va.


JIV

lunes, 12 de junio de 2017

PEQUEÑA REFLEXIÓN SOBRE EL POPULAR

La situación por la que ha atravesado el Banco Popular me ha confirmado varias cositas sobre el "negocio bancario", que creo subrayar pues casi siempre se ignoran o se hablan de pasada.

Primero. Es un negocio técnicamente quebrado. Si, si, técnicamente quebrado. Pues por muy solvente que sea un banco, por muy bien gestionado que esté, no es capaz de hacer frente a una retirada masiva de fondos (aunque estos no supongan más que una cuarta parte de sus pasivos). Es difícil de comprender, pero para que ustedes lo puedan ver, hay una escena de Mary Poppins que lo explica muy bien.

Segundo. Una excesiva regulación solo añade complejidad y resta rentabilidad a la propia actividad. Que sí, que es verdad, la regulación bancaria nunca ha sido tan extensa, tan compleja y tan inútil como lo es la actual (ya sé que no mola decirlo, pero la regulación excesiva es mala).
Y esto afecta no solo a la dificultad de la supervisión (Que la convierte en ineficaz) sino también a la propia gestión del banco. Deberíamos volver a la época de Basilea I sinceramente, en donde los criterios de selección de riesgos eran muy simples y muy prudentes.

Tercero. Crear bancos sistémicos no es la mejor solución. El "too big to fail" es nefasto, y tiene un riesgo moral enorme. Sobretodo en un entorno en el que somos dependientes de la banca (En EEUU la banca en volumen de activos no llega al 30% de su PIB, en Europa la media está entorno al 150%, en algunos países es hasta superior al 200%).

Y cuarto. No ejercer acciones penales o civiles contra una administración del banco manifiestamente incompetente no ayuda a mejorar la gestión bancaria. Se necesita eliminar este sistema de incentivos perversos (rescates, no exigencia de responsabilidades civiles o penales) que hacen que la administración de la entidad no se "autodiscipline" en la mejor gestión del banco. Y aquí la supervisión vuelve a fracasar.

En fin, son reflexiones muy interesantes que había que plantear.


JIV